Constelaciones: ilusiones en el firmamento.

Desde una noche en la Tierra, las estrellas parecerían estar pintadas sobre un manto negro. Con solo observarlas no podemos deducir cuáles están más próximas y cuales más lejanas; su brillo podría parecernos un indicador de la distancia a la que se encuentran, pero al entender que el brillo de una estrella puede ser muy tenue o muy intenso, pronto lo descartaríamos como dato relevante. Así, los antiguos supusieron que las estrellas estaban todas a la misma distancia, colocadas en una esfera alrededor de nuestro planeta.

Firmamento familiar.

Cuando las culturas antiguas comenzaban a familiarizarse con el cielo nocturno, encontraron que las estrellas estaban siempre en la misma posición relativa con relación a sus vecinas. Dependiendo de la hora de la noche o de la época del año, una estrella podría estar en uno o en otro lugar del cielo -incluso no ser visible-, pero donde fuera que se encontrase estaría rodeada siempre de las mismas estrellas.

Tomando en cuenta que en contraste con nuestros escenarios nocturnos actuales, en la antigüedad la ausencia de luz artificial hacía de las noches momentos donde reinaba una oscuridad profunda, la cantidad de estrellas que podían observarse de forma habitual era enorme; tan grande que de hecho podía llegar a ser difícil identificar a una estrella en particular. Entonces se comenzó a dibujar figuras uniendo puntos de luz; se trataba de imágenes que fungían como método mnemotécnico para orientarse en la bóveda nocturna a la vez que plasmaban en el cielo escenas imaginarias que acentuaban su mitología. Y entonces surgieron las constelaciones: conjuntos de estrellas que debido a su posición relativa y a los caprichos de la imaginación fueron integradas en alguna de las tantas figuras celestes diseñadas por las culturas antiguas.

Al pasar del tiempo, el firmamento contenía ya docenas de constelaciones que a la vez habían agrupado estrellas y dividido el cielo.

Un salto a la tercera dimensión.

Hoy sabemos que las distancias a las que se encuentran las estrellas son tan variadas como el universo mismo; entre las más cercanas y las más lejanas de la noche pueden existir diferencias de miles de veces. No existe tampoco una relación entre la posición de una estrella en la bóveda celeste y la distancia que guarda con nosotros. Este conocimiento nos ayuda a entender que fuera de su posición aparente, las estrellas que forman una constelación no mantienen ninguna relación entre sí. Dos estrellas que desde nuestro punto de vista se muestran cercanas la una de la otra pueden estar, en realidad separadas por distancias enormes. Una, por ejemplo, podría encontrarse relativamente cerca de nosotros, mientras que la otra podría ser un cuerpo muy distante pero que al encontrarse en una dirección muy similar a la primera, aparentaría que ambas fuesen vecinas.

Las estrellas de una constelación se encuentran por lo general a distancias muy dispares de la Tierra. Con excepción de algunos pocos casos son cuerpos disasociados; si pudiéramos viajar a otra parte de nuestra galaxia y tratáramos de identificar a las estrellas que forman una constelación nos resultaría imposible ya que típicamente las figuras observadas desde nuestro planeta perderían toda proporción desde otro punto de vista.

Legado para la astronomía moderna.

Pese a todo lo anterior, las constelaciones son importantes para la astronomía contemporánea. Los estudiosos del cielo las usan, en cierta forma, con la misma finalidad que los antiguos: se basan en ellas para orientarse. En la actualidad ela bóveda se encuentra dividida en 88 regiones, cada una correspondiente a una constelación. Aunque algunas de ellas fueron nombradas en los últimos siglos, la mayor parte ostenta las mismas denominaciones con las que eran identificadas miles de años atrás. 

Al familiarizarse con el cielo nocturno, las personas pueden hacer referencia a la ubicación de objetos o acontecimientos astronómicos usando las constelaciones como mapa. De igual forma, y pese a lo difícil que puede resultar imaginar las figuras que se supone deberían formar, crean patrones cuyas posiciones relativas terminan por convertirse en una ayuda para comenzar a conocer el firmamento.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Artículos relacionados

glqxz9283 sfy39587stf02 mnesdcuix8
sfy39587stf03
sfy39587stf04