El color de las estrellas.

A pesar de la enorme distancia que nos separa con las estrellas, su observación y estudio permite obtener una gran cantidad de información sobre ellas con lo que podemos conocerlas mejor. Al levantar la vista en un buen cielo de noche, es fácil apreciar que no todas las estrellas son iguales. Una de las primeras características que podemos notar es la variedad en sus colores: las hay rojas, azules, amarillas, naranjas y blancas.

Observando los colores.

El color de una estrella es una característica muy importante, ya que indica la temperatura a la que se encuentra. Ello no debe parecer extraño, ya que a lo largo de nuestras vidas hemos experimentado que el color y la temperatura se relacionan con frecuencia. Supongamos que tenemos un trozo de alambre en un cuarto sin ventanas. Al apagar la luz y someternos a oscuridad absoluta, no podríamos ver el trozo de alambre ni nada que estuviera dentro del cuarto. Sin embargo, si calentáramos lo suficiente el alambre, por ejemplo haciéndole pasar una corriente eléctrica como sucede en un tostador de pan, el alambre pronto comenzaría a emitir luz tiñéndose de rojo. La oscuridad ya no sería absoluta y de hecho la radiación emitida por el alambre podría alcanzar para iluminar los objetos más próximos a él.

Si hiciéramos pasar más energía a través del metal, el alambre se calentaría más, tornándose naranja, o incluso amarillo. De no derretirse, podría llegar a irradiar luz blanca o azul; conforme el filamento alcanzara mayor temperatura, transitaría por distintos colores como sucede en la flama de un encendedor. Así, si comenzáramos a disminuir la corriente eléctrica y permitiéramos al alambre enfriarse poco a poco, nuevamente recorrería los colores anteriores, pasando de azul a blanco, a amarillo; después naranja, rojo, y finalmente de manera lenta se apagaría, permitiendo reinar nuevamente a la oscuridad al interior del cuarto.

Podríamos repetir una y otra vez dicho experimento observando los mismos resultados. Si además de incrementar la corriente a través del filamento midiéramos la temperatura a la que se encuentra, podríamos generar una relación entre la temperatura del alambre y el color de la luz irradiada. Tras concluir dicha tarea, seríamos capaces de deducir con facilidad a qué temperatura se encuentra el filamento con solo observar el color de su luz. Lo mismo hacemos con las estrellas.

Entendiendo el color como consecuencia de la temperatura.

De esta manera, sabemos que las estrellas rojas son de las más frías; la temperatura de su superficie es de aproximadamente 3,000 grados, mientras que las azules son las más calientes. De manera general, podríamos obtener la siguiente relación:

Los colores de las estrellas y sus temperaturas.
Color Temperatura (k) Ejemplo
Rojo 2,000-3,500 Antares
Naranja 3,500-4,900 Aldebarán
Amarillo 4,900-7,000 Sol
Blanco 7,000-15,000 Sirio
Azul 15,000-50,000 Rigel

 

Los colores que percibimos de las estrellas son debidos a sus áreas más superficiales. Por lo tanto, las temperaturas relacionadas con sus colores corresponden a las que existen en sus superficies; las estrellas son más calientes en su interior -mucho más- y en sus núcleos mantienen temperaturas de decenas a centenas de millones de grados.

Si bien los colores de las estrellas nos permiten conocer la temperatura a la que se encuentran, indirectamente nos ofrecen más información. Usualmente podemos deducir atributos sobre su tamaño, composición e incluso su edad, ya que estos parámetros guardan cierta relación con la temperatura de las estrellas. De esta manera, es sencillo comprender que el conocer la temperatura es uno de los aspectos fundamentales y de más interés en la observación estelar. Y hacerlo puede ser tan sencillo como comprender los principios que hay detrás de la relación con su color, y levantar la vista por las noches.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Artículos relacionados

glqxz9283 sfy39587stf02 mnesdcuix8
sfy39587stf03
sfy39587stf04