La destrucción de los Pilares de la Creación.

Pilares de la Creación es una de las imágenes astronómicas más representativas y mejor identificadas de la historia. Fue obtenida por el Hubble en 1995, y difundida por la NASA. Su belleza y el misterio que refleja rápidamente hizo de esta imagen uno de los más grandes íconos astronómicos. Dieciseis años más tarde, en 2011, científicos daban a conocer que los entonces ya famosos Pilares habrían sido destruidos hace 7 mil años como consecuencia de la explosión de una supernova relativamente cercana.

Algunos hechos a considerar.

La imagen de Los Pilares de la Creación fue capturada en una región relativamente pequeña de la Nebulosa del Águila, M16, la cual se encuentra a aproximadamente 7 mil años luz de nosotros. Consiste en una interesante formación de gas y polvo, cuya composición es similar a la que podría observarse en una nebulosa típica. Al interior de los pilares, existen las condiciones para la formación de nuevas estrellas; de hecho, se considera que las zonas más oscuras de las columnas podrían corresponder a protoestrellas. La denominación de Pilares de la Creación fue dada debido a considerarse una región activa en la creación de estrellas.

Nuevas tecnologías.

El Telescopio Espacial Spitzer fue puesto en órbita en 20031. Se trata de un equipo especializado en la observación en longitudes de onda correspondiente a infrarrojos, por lo que las imágenes obtenidas proporcionan información distinta a aquella obtenida mediante imágenes del espectro de luz visible. Las imágenes infrarrojas muestran algo parecido a un mapa de calor, pudiendo ver al interior de ciertos objetos e incluso a través de ellos.

Así, en 2007 se obtuvieron varias imágenes de la nebulosa del Águila mediante el Spitzer en distintas longitudes de onda. La mayor parte de las imágenes obtenidas no mostraban nada de particular interés, pero una de ellas reveló una enorme zona caliente. En la imagen se observan los pilares y el resto del material de la nebulosa en tonos verdes translúcidos. Desde el centro de la imagen se extiende una enorme región en color rojo que evidencia la presencia de materia con una alta temperatura.

Armando piezas.

Desde años atrás se consideraba que el tiempo de vida de los pilares podía estar contado. Se sabe que en las cercanías se encuentran algunas estrellas que podrían explotar y convertirse en supernovas; desde luego, resulta imposible anticipar cuándo podría suceder tal fenómeno pero se pronosticó que debería ocurrir dentro del próximo millón de años. Después, imagen del Spitzer mostró evidencia de que, de hecho, la predicción de los científicos ya se había cumplido; de hecho, había sucedido en el pasado, mucho antes de que los pilares fueran conocidos por los humanos. La interpretación dada a la gran mancha que se encontó rn la imagen del Spitzer roja se atribuyó a material proveniente de una supernova cercana: un gran pulso electromagnético viajando vertiginosamente y aproximándose a los pilares.

Se estima que la explosión ocurrió hace aproximadamente 8 mil años, alrededor del 6000 aC. Dada la distancia de 7 mil años luz entre nosotros y la nebulosa del Águila, al día de hoy el material debió haber impactado a los pilares hace ya varios miles de años por lo que en realidad hoy podrían ser muy distintos a como los conocemos o haber sido completamente destruidos. Sin embargo, desde la Tierra continuaremos viendo los pilares tal y como los conocemos durante mil años más.

Los científicos consideraron que la supernova debió ser visible desde la Tierra en algún momento hace mil o dos mil años, por lo que se dieron a la tarea de revisar registros antiguos que pudieran confirmarlo, y encontrando algunos eventos que podrían relacionarse con este suceso.

Comprendiendo los tiempos y las distancias.

En algunos casos puede resultar complejo comprender que el universo visible es posiblemente muy distinto al universo que en verdad existe. Lo que vemos es una combinación de cómo era el universo en distintos momentos del pasado; cómo era la luna hace un segundo, el sol hace 8 minutos, o Neptuno hace cuatro horas; cómo era la nebulosa de Orión hace mil 300 años, o la galaxia de Andrómeda dos y medio millones de años atrás. En el mismo sentido, vemos los pilares como fueron 7 mil años en el pasado.

La situación se torna más difícil de comprender cuando combinamos información para obtener conclusiones. La primera duda que surge al analizar el tema es cómo podemos saber que los pilares no existen si toda la evidencia que podemos reunir es del pasado. Inmediatamente después puede presentarse la pregunta de cómo es posible que la explosión haya sido visible en la Tierra hace mil años, pero por el contrario continuemos viendo los pilares inalterados hoy y durante mil años más. La razón si bien es sencilla, requiere ser explicada para ser comprendida.

Cuando una supernova explota, lanza una gran cantidad de material al medio interestelar a una enorme velocidad. Se estima que parte del gas podría desplazarse a un décimo de la velocidad de la luz, y posiblemente llegar a perder un poco de velocidad conforme encontrara materia en su camino. Por el contrario, las imágenes que vemos son formadas por partículas que viajan a la velocidad de la luz. La supernova podría haberse localizado a una distancia de los pilares de cien o doscientos años luz2, haciendo que su onda de choque requiriera de aproximadamente 2 mil años para alcanzarlos y dañarlos.

Los tiempos aproximados podrían ser los siguientes:

  • Hace 8 mil años (6000 AC), tuvo lugar la explosión supernova. Grandes cantidades de material fueron lanzadas al medio interestelar.
  • Hace 6 mil años (4000 AC), la onda de choque alcanzó y posiblemente destruyó a los pilares.
  • Hace mil años (1000 DC), la luz de la supernova llegó a la Tierra, por lo que pudo ser vista.
  • Dentro de mil años (3000 DC), se podrá ver desde la Tierra a los pilares como eran 7 mil años atrás (en el 4000AC), pudiendo observar su destrucción.

Es muy probable que muchas de las imágenes que nos resultan más representativas sean simplemente vestigios del pasado. Las enormes dimensiones del universo nos imposibilitan a conocer en tiempo real incluso a nuestros vecinos más próximos; es necesario analizar y deducir para tratar de estimar como es en realidad el presente del cosmos.


1. El nombre original de la sonda fue SIRTF, o Space Infrared Telescope Facility. Adquirió su denominación actual tras ser renombrado en 2003.

2. Algunas estimaciones afirman que la longitud del pilar más grande es de aproximadamente 10 años luz.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
glqxz9283 sfy39587stf02 mnesdcuix8
sfy39587stf03
sfy39587stf04