Minería espacial: fuente alterna de recursos.

Conforme el progreso tecnológico acelera, se incrementa también la demanda por algunos materiales los cuales son requeridos para fabricar nuevos dispositivos y saciar la demanda de ávidos consumidores. Pero la Tierra tiene una cantidad limitada de recursos; hoy pueden ser costosos, en el futuro próximo llegar a ser inaccesibles, y después simplemente no estar disponibles. Sin embargo, la escasez de materiales que habremos de afrontar podría contrastar con la abundancia de minerales que se cree existe en los asteroides. Todo es cuestión de ir por ellos.

Un plan futurista.

La idea de la minería espacial en asteroides no es compleja. Consiste en identificar los asteroides que por su contenido y composición puedan resultar atractivos. Para elegir al asteroide correcto se podría hacer uso de satélites equipados con instrumentos capaces de analizar los elementos presentes en los distintos asteroides, puestos en órbita específicamente para este fin. Después, enviar una misión tripulada a alguno de ellos, establecer una base, montar la maquinaria y comenzar la extracción. Los minerales obtenidos se enviarían a orbitar la luna; finalmente la base sería desmantelada y el personal retornaría a nuestro planeta o enviado a otro asteroide.

Los materiales obtenidos podrían almacenarse en la luna e incluso podrían ser procesados allí. Posteriormente, se enviarían en su viaje final a la Tierra. Algunas ideas alternativas consideran el uso exclusivo de robots mineros con lo que las misiones de extracción no serían tripuladas, sino completamente automatizadas. Existe incluso la propuesta de capturar asteroides de interés y trasladarlos a la órbita lunar para ser minados en condiciones más controladas.

Los asteroides a ser minados podrían encontrarse en el Cinturón de Asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, o bien seleccionarse de entre aquellos que se encuentran más próximos a la Tierra. En todo caso, la energía requerida para realizar un viaje al Cinturón de Asteroides podría ser mucho menor a la necesaria para ir a Marte o a la luna.

Razones de peso.

Quizá la minería espacial podría parecer una idea demasiado excéntrica. De hecho lo es; por ello ha sido revisada constantemente desde sus orígenes, en los años 70 del siglo pasado. La tecnología necesaria para poder hacerla una realidad involucra los más avanzados logros de la humanidad, los riesgos son altos, y los costos involucrados pueden llegar rápidamente a los miles de millones de dólares. Sin embargo, se cree que de elegir correctamente, los materiales contenidos en un único asteroide podrían cubrir la demanda de platino de toda la humanidad durante décadas o incluso siglos.

Al considerar que metales escasos y costosos pueden ser abundantes en los asteroides, como rodio, iridio, renio, osmio, rutenio, paladio, germanio, oro, y como se mencionó anteriormente, platino, la balanza de costo-beneficio podría comenzar a inclinarse a favor del proyecto, haciéndolo económicamente atractivo. De hecho, un único asteroide podría llegar a contener algún mineral valioso en cantidades superiores al total de las reservas conocidas en nuestro planeta. A ello se suma el hecho de que la minería aquí en la Tierra no es una actividad de baja inversión, ni de bajo riesgo, ni de bajo impacto, ni que se caracterice por la simplicidad de sus operaciones.

Futuro incierto.

La realidad es que al día de hoy todo parece continuar en las etapas tempranas de los diversos proyectos. Posiblemente la minería espacial pueda ser una actividad común durante las próximas décadas, cuando los costos de trasladarse y operar fuera de la Tierra sean menores y las necesidades de minerales escasos sean mayores. Sin embargo, el plan parecería estar tomando un rumbo completamente diferente: algunos especialistas estiman que en breve, la minería espacial podría hacerse realidad, pero no por el interés en minerales costosos y escasos.

Giro inesperado.

La exploración espacial a Marte y a planetas o regiones más distantes está cada día más cerca. Los proyectos para establecer colonias humanas en la superficie marciana y posiblemente en la luna maduran al paso del tiempo. La minería espacial podría ser una pieza clave en la culminación de estos proyectos.

Uno de los mayores problemas al considerar la colonización extraterrestre es el suministrar de insumos que ofrezcan soporte a la vida a los colonos en tanto no logren ser autosuficientes. Mientras no se encuentre una fuente de suministro, todos los insumos tendrán que provenir de la Tierra, con elevadísimos costos de traslado y posiblemente mermando la viabilidad del proyecto.

De manera reciente se ha considerado que toda el agua necesaria por las colonias podría no tener que transportarse desde nuestro planeta, sino extraerse de asteroides ricos en este compuesto mediante una operación mucho menos costosa. El agua, además, podría ser descompuesta en hidrógeno y oxígeno, útiles como combustible para los cohetes de propulsión de las naves. Así, el enfoque sobre la utilidad de los asteroides comienza a cambiar radicalmente. Algunos comienzan a dejar de pensar en ellos como fuente de materiales escasos en la Tierra, para comenzar a considerarlos como medio de suministro de compuestos escasos en el espacio.

Ya sea con el fin de obtener minerales para propósitos terrestres, o agua para propósitos extraterrestres, la minería espacial no ha abandonado la mesa de discusión; por el contrario, se trata de una idea cada vez más presente en el futuro de la carrera espacial.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
glqxz9283 sfy39587stf02 mnesdcuix8
sfy39587stf03
sfy39587stf04