Reconociendo a Marte.

Los últimos tiempos han colocado a Marte en el radar de la comunidad astronómica de forma permanente pese a que nuestro planeta vecino ha sido objeto de estudio concienzudo desde hace ya varias décadas. En 1962, la Unión Soviética envió un primer dispositivo que habría de iniciar la larga era de exploración de Marte que bien podría decirse hoy se encuentra en su clímax. Se trató del Mars 2MV-3 No. 1 también conocido como Sputnik 24 la cual fue una sonda creada con el propósito de llegar a la superficie marciana pero que tras afrontar fallas técnicas no pudo superar la órbita terrestre. Dos años más tarde, en 1964, Estados Unidos lanzó con éxito la sonda Mariner 4 la cual se convirtió en el primer dispositivo terrícola en sobrevolar un planeta distinto al nuestro.

Al paso de los años las misiones se tornaron cada vez más ambiciosas y sofisticadas, pasando de tener objetivos de orbitar a impactar su superficie, buscando más adelante lograr aterrizajes controlados hasta finalmente perseguir el colocar con seguridad vehículos en suelo marciano manteniendo su integridad. En tal sentido, posiblemente una de las misiones más emblemáticas fue la MESUR Pathfinder, en la cual la sonda Pathfinder fue enviada al planeta rojo con el objetivo de colocar en la superficie al vehículo Sojourner: el primer dispositivo robótico conducido a control remoto con capacidad de desplazarse. La misión inició con el lanzamiento en diciembre de 1996; siete meses después, la sonda llegaría a la superficie de Marte en julio de 1997. Sojourner fue diseñado para tener un tiempo de vida mínimo de 7 días marcianos1 con posibilidad de extenderse hasta alcanzar un máximo teórico de 30. Pese a ello, el dispositivo superó por mucho las expectativas, manteniéndose activo por 83 días marcianos, periodo durante el cual adquirió y transmitió a la Tierra una gran cantidad de información incluyendo 550 fotografías las cuales sumadas a las más de 16 mil 500 tomadas por Pathfinder integraron una colección de imágenes sin precedente. A pesar de la forma en la que la misión logró prolongarse más allá de lo pronosticado, Sojourner se desplazó por apenas 100 metros en la superficie de Marte.

Las misiones posteriores colocaron sobre la superficie vehículos más longevos, con mejores habilidades y mayores capacidades, los cuales han contribuido con enormes cantidades de nueva información sobre el planeta.

Marte y agua.

Una de las características más peculiares de la orografía de Marte son sus prominentes canales. Ya desde finales del siglo XIX habían sido observados e interpretados como señales de erosión debidas a antiguos flujos de grandes cantidades de líquidos; pese a no poderse observar agua en el planeta, comenzó la especulación que hacía sospechar que este elemento había sido alguna vez abundante en Marte. Algunos astrónomos se mostraban incómodos con esta idea y se inició una controversia la cual se mantuvo durante décadas.

Con las información obtenida mediante misiones del siglo XXI comenzó a acumularse evidencia que apuntaba a que en efecto, el agua había estado presente en algún momento de la evolución del planeta, lo cual se manifestaba mediante los bordes secos de costas y riveras así como el hallazgo de determinados minerales que requieren de agua para su formación.

Hace algunos años, observaciones adicionales llevaron a determinar que Marte cuenta con hielo de agua en sus polos, lo cual si bien era congruente con las ideas que se venían desarrollando, no dejó de ser un hecho hasta cierto punto sorpresivo.

En 2015, resultados de nuevos estudios permitieron confirmar de manera definitiva no solo que en el pasado hubo agua en Marte, sino que tal compuesto está presente en la actualidad. En el mismo sentido se concluyo que si bien en la actualidad dicho elemento no es abundante, en el pasado el 20% de la superficie marciana pudo haber estado cubierta por océanos.

Mucho se ha aprendido; mucho por aprender.

La última década se ha caracterizado por contener misiones que han contribuido a incrementar de manera considerable nuestro conocimiento del Sistema Solar. Marte es el planeta extraterrestre que mejor conocemos, pero los programas y misiones presentes y futuros mejorarán dramáticamente la información sobre Marte a nuestro alcance.

Algunas de las misiones recientes han sido desarrolladas específicamente como preámbulo al programa de colonización de Marte. Sin embargo, parte de la información obtenida ha creado polémica entre científicos, algunos de los cuales apuntan que tal objetivo no podría realizarse exitosamente debido a las condiciones inhóspitas del vecino planeta.

 

 


1. Un día marciano tiene una duración similar al día terrestre. Consta de 24 horas, 39 minutos y 35.244 segundos.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Artículos relacionados

glqxz9283 sfy39587stf02 mnesdcuix8
sfy39587stf03
sfy39587stf04